La historia completa del Real Sincelejo. Desde sus inicios hasta el desacato

La pelea judicial por Real Sincelejo, equipo del padre de James Rodriguez.

Sincelejo La pelea judicial por Real Sincelejo, equipo del padre deportivo de James Rodríguez.

El diario El Espectador, en su edición premium, hizo una cronología exacta de los comienzos hasta lo último del ahora equipo presidido por Juan Carlos Restrepo, donde manifiesta que James Rodriguez ha puesto dinero para el equipo.

Se inicio el acto por desacato, trámite que ahora Juan Carlos Restrepo adelantará contra el presidente de Dimayor y el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Ramón Jesurún, quien también entró en la colada del fallo de la Judicatura. De acuerdo con el decreto 2591 de 1991, mediante el
cual se reglamentó la acción de tutela, ambos presidentes podrían enfrentarse a un arresto de hasta seis meses y una multa de 20 smmlv. Tarde o temprano Real Sincelejo jugará en el FPC, reconocido por el presidente de Dimayor, Fernando Jaramillo, pero quiene ponerle trabas.
Las entrañas del fútbol colombiano

Juan Carlos Restrepo cuenta que antes de comprar la ficha deportiva de Real Sincelejo F.C., intentó hacerse con Real Santander de la segunda división.

La historia de la ficha de Real Sincelejo F.C. empezó en 2004, cuando su entonces representante legal Édgar Paternina Revollo estafó a la junta directiva del club para “regalarle” el equipo al exsenador Habib Merheg, quien renombró la institución como Pereira S.A. y se la llevó a la capital de Risaralda.
Ese negocio duró muy poco porque en octubre de 2006 el dirigente deportivo Gustavo Moreno Arango, quien es uno de los duros en el fútbol valluno, compró la ficha que le fue fraudulentamente arrebatada a Real Sincelejo F.C. y, con el mismo NIT -823004222-, fundó el Depor Fútbol Club S.A.

 

 

 

El Consejo Superior de la Judicatura decidió a favor de Real Sincelejo F.C., en cabeza de Juan Carlos
Restrepo, quien es como un padre para James, y ordenó tanto a la Dimayor como al Ministerio del
Deporte otorgarle reconocimiento deportivo, para que participe en el torneo de ascenso del fútbol
colombiano. El Gobierno ya cumplió, pero el ente rector del balompié se estaría “gambeteando” el
fallo judicial.
La última vez que Real Sincelejo F.C. jugó un partido en el torneo de ascenso del fútbol colombiano,
en 2004, James Rodríguez recién empezaba su carrera en las fuerzas básicas de Envigado F.C., club
en el cual debutó la leyenda del balompié nacional. Desde entonces, Juan Carlos Restrepo, el padre
formativo del futbolista, lo acompañó en su ascendente proceso y se acercó a un gremio de
negocios, alianzas y millonarias sumas de dinero. En 2015, Restrepo compró la ficha deportiva de
Real Sincelejo F.C., liberada tras pasar por un escándalo de corrupción. Sin embargo, durante cinco
años le han puesto todo tipo de obstáculos para que su equipo participe como afiliado y, por tal
razón, interpuso una acción de tutela contra la Dimayor y Coldeportes, hoy Ministerio del Deporte.
La denuncia dio sus frutos. En un reciente fallo judicial, la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de
la Judicatura tuteló el derecho al debido proceso de Juan Carlos Restrepo como representante de
Real Sincelejo F.C. y ordenó al Ministerio del Deporte que de forma inmediata reconozca
deportivamente el club. Además, la alta corte, tumbando un fallo de primera instancia de la
seccional Sucre, ordenó a la Dimayor concederle la afiliación como un socio clase B, “garantizando
su participación en los torneos y competencias a que tenga derecho”. La decisión es del 18 de
diciembre de 2020, sin embargo, el ente rector del fútbol no ha acatado el fallo e, incluso, permitió
que se diera el pitazo inicial al Torneo Betplay 2021, sin decidir de fondo sobre el retorno del equipo
sincelejano.
“Las acciones de tutela son fallos de cumplimiento inmediato. No es que al que condenaron tenga
que cumplir cuando quiera. Dice ‘durante las 48 horas siguientes’. El Ministerio del Deporte cumplió
¿Quién está en desacato? La Dimayor y la Federación Colombiana de Fútbol. Desde 2015 intentamos
incursionar en el fútbol profesional, compramos la ficha, pero nos hemos encontrado con múltiples
dificultades desde la dirigencia deportiva y de Gobierno”, explicó Juan Carlos Restrepo en diálogo
con El Espectador. El empresario, quien es ingeniero de sistemas de profesión, esperaba que en la
primera asamblea del año de la Dimayor, el pasado 14 de enero, se pusiera sobre la mesa el tema
de su equipo, pero en tal reunión, al contrario de sus expectativas, los dirigentes confirmaron el
calendario de la segunda división.
Por su parte, el presidente de la Dimayor, Fernando Jaramillo, en entrevistas radiales ha dicho que
espera “notificación oficial para ver en que consiste el fallo” y que todo se resolverá en “el seno de
asamblea”, a pesar de que la Judicatura tuteló los derechos de Restrepo de manera inmediata. La
asamblea de la Dimayor, en concreto, es el espacio clave del conflicto porque allí los presidentes de
los clubes deciden sobre la inclusión -o no- de equipos en los torneos oficiales, como lo establece el
Reglamento de Licencia de Clubes de la FCF y la Dimayor. Por ejemplo, el pasado 25 de noviembre,
el histórico Cúcuta Deportivo salió por la puerta trasera tras ser desafiliado en medio de su proceso
de liquidación judicial ordenado por la SuperSociedades.

Ese es el trámite que ahora Juan Carlos Restrepo adelantará contra el presidente de
Dimayor y el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Ramón Jesurún, quien también
entró en la colada del fallo de la Judicatura. De acuerdo con el decreto 2591 de 1991, mediante el
cual se reglamentó la acción de tutela, ambos presidentes podrían enfrentarse a un arresto de hasta
seis meses y una multa de 20 smmlv. Y estar en problemas no es algo nuevo para los dirigentes del
balompié nacional, de hecho, el 6 de julio de 2020 la Superintendencia de Industria y Comercio
sancionó a la FCF con una multa de más de $16 mil millones por su presunta participación en un
cartel de reventa de boletas en la eliminatoria al Mundial de Rusia 2018. Así mismo, dirigentes de la
Dimayor y Coldeportes estarían manchados en el expediente completo de Real Sincelejo F.C.
Las entrañas del fútbol colombiano
Juan Carlos Restrepo cuenta que antes de comprar la ficha deportiva de Real Sincelejo F.C., intentó
hacerse con Real Santander de la segunda división. Además, negoció con varios dirigentes de otros
equipos de clase B, pero cuando se enteraban de que contaba con el apoyo de James Rodríguez,
quien ya era toda figura a nivel mundial, le subían el precio como si el ingeniero fuera quien ganaba
en euros. En 2015, a través del intermediario Félix Barrenche, el representante de Real Sincelejo F.C.
llegó a un acuerdo con Restrepo para que se quedara con esa ficha deportiva, en una operación
cercana a los $6 mil millones. La ficha lo era todo, pues Restrepo tenía desde hace rato el equipo y
la infraestructura de Tolima Real, que jugaba torneos juveniles nacionales, pero no contaba con el
elemento que representa la entrada oficial a los torneos profesionales de la Dimayor.
De acuerdo con los estatutos de la FCF, el fútbol profesional colombiano solo puede mantener 36
fichas, repartidas en 20 clubes de primera división y 16 de segunda división. Así mismo, el Congreso
decretó mediante la Ley 1445 de 2011 que Coldeportes -hoy Ministerio del Deporte- deberá
mantener vigentes esas 36 plazas, siempre y cuando cumplan con obligaciones laborales, fiscales y
parafiscales. El 11 de noviembre de 2015, Restrepo cerró el negocio con Real Sincelejo F.C., sin
embargo, ahí empezó su arduo partido contra Coldeportes y la dirigencia del fútbol, porque tal ficha
deportiva recién salía de las manos de un club que en su momento se llamó Depor F.C. y que fue
adquirida de forma irregular en 2004, según un fallo del Tribunal Superior de Sincelejo.
“En 2015 nos presentamos ante la FCF, especialmente a la Dimayor, solicitando que nos reintegraran
el club a nosotros, producto de un fallo jurídico que ya no tenía apelación o casación y que estaba
totalmente en firme. Solicitamos que nos devolvieran nuestro derecho. Desde ahí se comenzó a
fraguar esta serie de circunstancias que se han presentado”, agregó Juan Carlos Restrepo. La historia
de la ficha de Real Sincelejo F.C. empezó en 2004, cuando su entonces representante legal Édgar
Paternina Revollo estafó a la junta directiva del club para “regalarle” el equipo al exsenador Habib
Merheg, quien renombró la institución como Pereira S.A. y se la llevó a la capital de Risaralda.
Ese negocio duró muy poco porque en octubre de 2006 el dirigente deportivo Gustavo Moreno
Arango, quien es uno de los duros en el fútbol valluno, compró la ficha que le fue fraudulentamente
arrebatada a Real Sincelejo F.C. y, con el mismo NIT -823004222-, fundó el Depor Fútbol Club S.A.
Los antiguos dirigentes del equipo sincelejano acudieron a Coldeportes, que escaló el caso a la
Fiscalía durante 2007. En primer instancia Paternina Revollo salió libre de toda culpa, pero el 9 de
febrero de 2015 el Tribunal Superior de Sincelejo lo condenó por estafa y anuló todos los tramites
adelantados por él. Incluso, la Fiscalía vinculó a Gustavo Moreno como tercero.

responsable, pero el juez no lo avaló. Así las cosas, la dirigencia de Real Sincelejo F.C. recobró su
ficha, para luego venderla a Juan Carlos Restrepo, quien inició la restructuración de la institución.
Ante el fallo del Tribunal Superior de Sincelejo, que también le quitó el reconocimiento deportivo a
Depor S.A, Gustavo Moreno le cambió el nombre al club y lo convirtió en Atlético F.C., con el NIT.
9009134267. “Ahí se hizo la triquiñuela”, le explicó a este diario un agente cercano a la dirigencia
del fútbol colombiano. En ese momento se presentó uno de los momentos más escandalosos de la
historia del fútbol colombiano, pues la asamblea de la Dimayor y la dirigencia de Coldeportes le
entregaron el reconocimiento a Atlético F.C. a mitad del Torneo Águila 2016, y el equipo de Moreno
se incorporó a la liga de segunda división cuando la mayoría de clubes ya estaban jugando la Fecha
11. Insólito. Así lo denunció la fuente consultada por El Espectador, “cuando un funcionario quiere
actuar, lo hace. Quien terminó pagando fue Restrepo, a quien lo dejaron por debajo de Moreno”.
Por estos hechos, el 14 de mayo de 2019 la Procuraduría llamó a juicio disciplinario a Andrés Botero
y a Claudia Guerrero, exdirectores generales de Coldeportes, por presuntas irregularidades en el
reconocimiento entregado a Atlético F.C. y la suspensión del aval deportivo de Real Sincelejo F.C.
Pero los funcionarios de Gobierno no estarían solos en la “jugadita” contra Restrepo, pues la FCF
confirmó lo ordenado por Coldeportes y el 10 de marzo de 2016 desafilió al equipo sincelejano, el
cual se encontraba en proceso de reconstrucción y que había interpuesto un recurso que le
permitiera jugar ese torneo de ascenso. “Yo le dije a la FCF que necesitaba que me devolviera mi
club. Me dijo que en 15 días me resolvían la reposición, pero lo que hicieron fue orquestarme el
fraude con Coldeportes, a través de la Resolución 254”, agregó Juan Carlos Restrepo.
Fuentes cercanas a los presidentes de los clubes aseguran que “la Dimayor saldrá con alguna
‘leguleyada’” para no reconocer el derecho tutelado a favor de Restrepo. El presidente del ente
rector del fútbol, por su parte, ha insistido en que todo deberá resolverse en alguna asamblea, pero
por ahora el caso Real Sincelejo F.C. no ha estado en el orden del día. Juan Carlos Trujillo, presidente
del Club Llaneros, indicó, por su parte, que “está a la espera de lo que determine Fernando
Jaramillo”, mientras el Torneo Betplay sigue su curso. Sin duda esta es una temporada especial para
los equipos de segunda división, en la cual espera participar Restrepo, pues por primera vez
ascenderán tres equipos en un año, ante la ausencia de Cúcuta Deportivo. Este diario intentó
comunicarse con Gustavo Moreno Arango, presidente de Atlético F.C., pero no obtuvo respuesta.
Del sueño a la realidad
El presidente de Real Sincelejo F.C. asegura que ya tiene todo listo. A pesar de que la situación de
su club no está del todo resuelta desde el escritorio, ya preparó un plantel para pagar el derecho de
piso en la segunda división y, además, devolverle el fútbol a una ciudad despojada en 2004. “Nunca
hemos dejado de trabajar. Desde 2015, que se presentó este entuerto, decidimos crear una
institución paralela para participar con nuestros jugadores en el Torneo Nacional Sub 20. En ese
momento participamos con Tolima Real en un Sub-23. En 2017, con ese mismo equipo juvenil,
quedamos sextos y en 2018 quedamos campeones. Esa base que lleva con nosotros cuatro años es
hoy día la plantilla profesional, a la que le sumamos seis jugadores de experiencia”, aseguró
Restrepo.
De acuerdo con el ingeniero, quien asegura haberse “graduado de Derecho” a través de su caso, el
alcalde de Sincelejo Andrés Gómez ya dio el aval para jugar en el Estado Arturo Cumplido Sierra, en el cual se vienen adelantando refracciones para cumplir con lo ordenado por la Dimayor. Incluso,
Real Sincelejo F.C. importaría un técnico desde la B Metropolitana de Argentina, torneo que Juan
Carlos Restrepo conoce bien porque allí logró el debut de Matheus Uribe, hoy jugador de Porto de
Portugal, cuando inició su carrera en Deportivo Español. “Trajimos a un arquero que estaba en
Bosnia, que tuvo paso por el fútbol colombiano”, agrega el empresario.
Las metas de Restrepo no tienen techo. De acuerdo con el proyecto deportivo del club, Real
Sincelejo F.C. deberá ascender a la primera división en su cuarto año de funcionamiento y, durante
ese proceso, “se romperá el marranito” para contratar jugadores que le permitan aspirar al primer
título oficial del club. En cuanto a la dirigencia, el ingeniero asegura que participará activamente de
las asambleas de la Dimayor, a pesar de los inconvenientes durante los cinco años de batallas
legales. Y para la pregunta del millón la respuesta es sí: James Rodríguez está en los planes del
equipo. “Él me ha apoyado económicamente, pero no hace parte del proyecto. James en este
momento está concentrado en el Everton de Inglaterra, pues aún le quedan años en Europa. Aun
así, no descarto que en su momento pueda llegar”, concluyó.

 

Gentileza: El Espectador

Juan Carlos Restrepo, presidente Real Sincelejo.

 

 

Deja un comentario