El polvorete presidencial con El Panal de Mieles

POR ALEJANDRO MIELES TRES PALACIOS

Me encantan referir anécdotas y contar mi experiencia de vida, es decir, lo que me hubiese ocurrido en mi ejercicio del periodismo durante más de medio siglo de reportearía; a los periodistas le suceden tantas cosas que no caben en una o más cuartillas de periódicos, revistas, la internet, la radio y la televisión.

En mis inicios en el periodismo rudimentario enviaba las noticias a El Espectador vía Telecòm—cuando esta empresa existía– por medio de marconis,cuyas palabras las contabilizaban en las oficinas de dicha empresa por expertos oficinistas.

Mi primera noticia publicada en la primera página de El Tiempo—el rotativo entonces de la familia Santos, hoy en poder de otros empresarios— , trató de la entrega de las tierras de la Isla de Mompox al Instituto Colombiano de Reforma Agraria en el régimen de Carlos Lleras Restrepo, siendo gerente de esa entidad el caucano Jorge Villamil, con la visión de favorecer al campesinado con un eficiente cultivo de la tierra, pero a la larga, según supe, tal proyecto no dio los resultados esperados; las tierras de Mompox tenían una legislación especial por mandato de los Reyes de España y eran de propiedad del municipio de Mompox.

En la antigua RCN , bajo la dirección de noticias de mi entrañable amigo, Juan Gossain ,ya residenciado en Sincelejo, procedente de Popayán—la amable tierra de los presidentes– mi jefe me tomó de sorpresa y preguntó ¿ Alejandro ,donde se encuentra Ud., en este momento,? respondí : frente a la Estatua del General Francisco de Paula Santander , a pocos metros de la Catedral San Francisco de Asís, y Gossain me respondió, Alejandro, yo estoy frente a la Estatua La Libertad de Nueva York, siga, pues, con las noticias de la escasez de agua en Sincelejo; en realidad me encontraba en la cabina de RCN en la avenida las Peñitas. Así era Gossain.

Cuando se presentó la oportunidad de desempeñarme como periodista de El Tiempo en Popayán por gentileza de Rodrigo Palacios, Jefe de Corresponsales , ya en Cartagena listo para viajar a Bogotà, no tenia ropa adecuada para tierra fría, entonces acudí ante un viejo  amigo Samuel Pinedo Bruges,uno de los grandes del periodismo de la Costa, y le conté mi situación, inmediatamente me llevó a su cuarto, y me dijo escoja cualquiera de eso vestidos enteros; ya en Bogotá, en las oficinas de El Tiempo, Don Enrique Santos, no quería autorizar mi nombramiento porque no creía que un costeño pegara en Popayán, y en el Cauca permanecí más de tres años, luego el periodista Orlando Cadavid Correa me trasladó a Sincelejo.

Esto del periodismo le enseña a uno muchas cosas, en Sincelejo me tocó una visita del presidente Julio Cesar Turbay Ayala; entonces había programada una fiesta en su honor por el entonces gobernador José Guerra Tulena y era obligatorio el vestido entero, pero dos horas antes del baile en el Club Campestre, una llamada de Marta Montoya, Jefe de Prensa de Palacio, advirtiendo que el presidente iría de Guayabera; ya en el baile el presidente Turbay le dijo al maestro Peyo Torres , me hace el favor y me toca el polvoréate.

Alejandro Mieles Trespalacios
Alejandro Mieles Trespalacios

Deja un comentario